Entrevista a Glatzer Tuesta en Ellos&Ellas (2015)

Fuente: Ellos&Ellas


–¿Cómo pasas tus días?

–Levantándome antes que cante el gallo, volando para ganarle al tráfico y haciendo días de radio.


–¿Qué significa el periodismo en tu vida?

–Interpelar al poder, poner en apuros a sus protagonistas de vez en cuando y muchas veces ir a contracorriente.


–¿Cómo ha sido para ti la experiencia de estar 20 años en el Instituto de Defensa Legal (IDL)?

–Enriquecedora y vital. Llegar a dirigir la ONG con más poder en el Perú (Encuesta de Poder 2014) es un orgullo. Todavía estoy en deuda.

 

–¿Cómo avizoras la campaña electoral del próximo año?

–Demagógica, mediocre, altamente culinaria (por los anticuchos que se pondrán en la parrilla) y, por lo que pueden ser sus resultados, aterradora.

 

–¿Qué nota le pones al gobierno de Ollanta Humala?

–Jalado en reformas y liderazgo. En coherencia no se salva ni con recuperación. En honestidad, falta pasar el examen final. En democracia, apenas13, pero creo que con el fujimorismo hubiera sido peor.

 

–¿Qué estás leyendo en estos momentos?

–‘La oculta’, de Héctor Abad. Y ahora que están de moda las acusaciones por narcotráfico, releo por si acaso ‘La calavera en Negro’, de Gustavo Gorriti.

 

–Un defecto, una virtud.

–Soy muy temperamental, a veces es bueno, otras no tanto.

 

–¿En qué profesión no te hallarías nunca?

–De maquillador de políticos.

 

–¿Cuál ha sido tu cambio de look más radical?

–Bajar 11 kilos el último año.

 

–¿Cuál es el objeto que más tiempo lleva en tu mesa de noche?

–Mi tensiómetro.

 

–¿A qué le temes?

–A que el tiempo se agote.


–¿Cuál es tu sueño o pesadilla recurrente?

–Sueño que los alcahuetes del fujimorato pontifican sobre democracia, ética y honestidad en los medios de comunicación. Lo peor de todo es que me despierto asustado y es real.

 

–¿Qué costumbre debería quedar definitivamente en desuso?

–Plagiar y hacerse la víctima como Cipriani.

 

–¿Qué ventajas tendría ser del sexo opuesto?

–Entender el largo plazo y llevar los pantalones en casa.

 

–¿Cuál ha sido el papelón más grande de tu vida?

–Intentar entrar a un departamento que no era mío, por equivocación.

 

–¿En cuál de los siete pecados capitales caíste últimamente?

–Lujuria, gula, y la pereza me pisa los talones… creo que debo confesarme urgente.

 

–¿Qué consejo, lección o enseñanza quisieras dejar a tus hijos?

–Ser consecuente y solidario es rentable en la vida, y no te olvides siempre de argumentar


–¿Cuál es el mejor lugar para hacer el amor?

–Si estás con la persona indicada, el lugar es irrelevante.  

 

–¿Qué has dejado de hacer por temor al qué dirán?

–Sacarme el polo en la playa.


–¿De qué huachafería has sido testigo últimamente?

–Ponerse ropa nueva para lucirse y olvidarse de quitarle el precio.

 

–¿Cuál ha sido tu gran travesura de infancia?

–Esconder a mi hermana en el ropero (jugando a las escondidas), de pronto alguien abrió la puerta y plop…

 

–¿Cuál es la peor mentira que han dicho de ti?

–Que no bailo bien.

 

–¿Qué titular te gustaría leer mañana en los diarios?

–¡Si se pudo! Los tres candidatos que lideraban las encuestas no tienen ninguna posibilidad de ganar.

 

–¿Qué moda debería volver?

–Decirse hola personalmente y no solo por whatsapp.


–¿Qué película te ha hecho llorar? ¿Y reír?

–‘Cometas en el cielo’ de Marc Foster, ‘Lo que queda del día’, con una actuación soberbia de Anthony Hopkins, y ‘Todo sobre mi madre’ de Almodóvar.

 

–¿Qué noticia te impactó recientemente?

–El asesinato  en vivo de Alison Parker y Adam Ward, colaboradores de la cadena WDBJ-TV.

 

–¿Con quién te gustaría estar en una isla desierta?

–Con Juraci y Muss, las dos mujeres de mi vida.

 

–¿En qué o quién te reencarnarías?

–En un toro de Pucará.

 

–En el día del juicio final, ¿irías al paraíso, al purgatorio, o al infierno?

–Soy muy movedizo. Estaría entrando y saliendo, salvo que se reserven el derecho de admisión, lo que sería discriminatorio.

 

–Si te quedara un día de vida, ¿qué harías?

–Abrazaría a mi mujer y a mi hija bajo la lluvia iquiteña diciéndoles al oído “apreten lo más que puedan para que sigamos juntos por siempre”.


–¿Qué es lo más loco que has hecho por amor?

–Esconderme debajo de una cama para que mi suegra (antes que lo sea) no me encuentre.