Gustavo Gorriti, director de IDL- Reporteros, anunció ayer en una conferencia de prensa que se ha culminado el primer capítulo en la difusión de audios y que se tomará una pausa.

 

Por otro lado, el periodista señaló que todavía existe una gran cantidad de material, mucho del cual contiene información irrelevante y privada que no será revelada.

 

“El primer capítulo del caso #CNMAudios ha terminado, es momento de hacer una pausa y hacer los agradecimientos a Romina Mella, Rosa Laura, Margot Desautez, Hernán P. Floríndez, Cruz Silva y Luis Miguel Purizaga de ‘Justicia Viva’. Y a ustedes que nos han acompañado en este proceso”, señaló.

 

“Hay 35 GB en audios. Mucha de la información es banal. Es una suerte de artesanía periodística. Mucha de la información tiene que ver con la privacidad de la gente y puede hacer daño, por ejemplo, algunos audios se han hecho sobre cosas de la vida privada”, agregó.

 

Ver más:

IDL Artículos

  • La sentencia expedida por el Juzgado Civil Transitorio de la Corte Superior de Justicia de Loreto es histórica porque se ha logrado la consulta previa del megaproyecto de infraestructura pública Línea de Trasmisión Eléctrica Moyobamba-Iquitos, pero además porque ORPIO ha logrado un pronunciamiento sobre la inconstitucionalidad de las normas reglamentarias aprobadas por el Gobierno y por el Viceministerio de Interculturalidad, que prohibían la consulta de proyectos de infraestructura pública en territorios indígenas.   1. ¿Qué ha dicho la sentencia del Poder Judicial?
  • "Mujeres en prisión: evidencia, incidencia y reforma”. En este seminario se discutieron temas de fondo como la creciente tendencia en el encarcelamiento de mujeres alrededor del mundo, la situación actual de las mujeres en prisión, las condenas de las mujeres, las tendencias en los delitos cometidos por las mujeres, las condiciones de detención en la que se encuentran, los roles y temas familiares,  las mejoras en las condiciones de prisión, la rehabilitación y reintegración de las mujeres que salen de prisión.
  •   La restricción del derecho de propiedad de los pueblos indígenas sobre sus territorios ancestrales solo será legítima y constitucional, si es que se observan y respetan determinados requisitos contenidos fundamentalmente en el derecho internacional. De lo contrario, sino se respetan estas salvaguardas, estaremos ante restricciones ilegítimas y arbitrarias, y en consecuencia inconstitucionales.