Monseñor José María Izuzquiza:

Nos preocupan la violencia y la extraña actitud de las autoridades

Con profunda preocupación, en ideele venimos siguiendo la ola de violencia cotidiana y de abusos contra la población que se ha desatado en la provincia de Jaén desde hace varios meses. Quién mejor que monseñor José María Izuzquiza para explicarnos lo que está ocurriendo. Recordemos que hace unos años el país conoció del coraje de este obispo cuando lideró la exitosa lucha de su pueblo por la libertad de los campesinos de San Ignacio, quienes fueron acusados de terrorismo por proteger sus bosques. Hoy Izuzquiza preside una Comisión por la Vida, formada para hacer frente a los múltiples hechos de violencia que conmueven Jaén.

 

¿Por qué una Comisión por la Vida en Jaén?

La cantidad de asaltos y muertes ocurridos en Jaén han creado una sensación de incertidumbre y de inseguridad muy grande; por ello hace unas semanas convocamos a una reunión en la que llamamos la atención de todas las autoridades para que se haga algo al respecto y la ciudadanía pueda obtener un poco de seguridad en defensa de la vida, la propiedad y la tranquilidad.

¿Cuáles son las causas que están originando el incremento de la violencia en esa zona?

Yo no diría la extrema pobreza, porque los asaltantes no son los que la sufren. Pienso más bien que son personas que han estado trabajando con los terroristas un tiempo y tienen armas, y ahora se han dado cuenta de que es mucho más rentable asaltar que trabajar; de otro lado está la inoperancia de las autoridades: cuando hay un asalto, aparecen sólo después de ocho horas para investigar, como si los asaltantes se quedaran a esperarlos.

¿Qué pasa con las autoridades llamadas a garantizar el orden y la seguridad pública?

He hablado con el comandante de la Policía y me ha asegurado que están con la mejor disposición del mundo para enfrentar esta situación; pero cuando uno escucha después al pueblo decir que fulanito y menganito son parte de esos asaltantes, que están en contacto con los policías, que los invitan a tomar, pues uno llega a dudar si realmente hay una voluntad seria de investigar. Les aseguro que si investigaran los encontrarían, porque es casi imposible que puedan venir bandas de ocho o diez personas y pasar desapercibidas.

En ese marco, ¿cómo evalúa estas amenazas y atentados que sufrió Radio Marañón y el trato del Ejército a los Comités de Autodefensa y las rondas?

Se pretende pasar a los Comités de Autodefensa y a las rondas al control del Ejército y del Gobierno, y pienso que es un plan para fortalecer la propaganda política de las próximas elecciones. Lo de Radio Marañón va también en esa línea, pues lo ven como un obstáculo para la propaganda electoral, porque allí se dicen las cosas claras y, naturalmente, se ha tratado de acallar la voz de la radio; como no lo han podido lograr hasta ahora, persistirán los atentados contra Radio Marañón. Mientras no la callen, seguirá siendo un problema para ellos.

¿Por qué contra Radio Mara­ñon en particular?

Bueno, porque es la que tiene más prestigio, más cobertura y por lo tanto es la que puede influir más en la conciencia de la población; por eso está en el número uno de las preocupaciones de los que quieren conseguir la reelección como sea.

¿Qué va a hacer la comisión que usted preside frente a todos estos problemas?

Primero, organizar una marcha pacífica por la defensa de la vida, por la paz y la justicia, que es lo que la gente realmente está ansiando. En segundo lugar, se va a escribir un memorial a las autoridades de Lima indicando cuál es la situación aquí, qué es lo que la gente realmente pide y espera de las autoridades para que esto se pueda pacificar, porque nadie cree que sean tan inoperantes como para que no sean capaces de poner un freno a todos estos robos y asaltos y a la delincuencia en general.

¿El pueblo de Jaén es un pueblo violento?

No es violento; lo que pasa es que ya están reaccionando y se escuchan a veces voces de que se conteste la violencia con violencia, y eso es lo que queremos evitar; de todas maneras hay que defender la justicia, pero justicia de verdad, para que nos traiga la paz.

¿Qué opina de la hipótesis de que todo esto tendría como objetivo declarar esa zona en emergencia?

Esa hipótesis se basa en que en alguno de los asaltos ha habido pintas como si fueran de terroristas, lo que nadie cree. Yo tengo y he pasado a las autoridades fotocopia de alguna carta en que se pide un cupo a un campesino, una carta sellada y firmada por el MRTA, que tampoco se lo cree uno, porque realmente no es el estilo de esas organizaciones. Uno llega a pensar si todo lo que acontece no será algo planeado, para así declarar el estado de emergencia y callar a Radio Marañón, a la Vicaría de Solidaridad y a otras instituciones similares. Es una hipótesis que se ha lanzado y que hay que tener muy en cuenta.

 

CRONOLOGÍA DEL MIEDO

18/3/99: Asaltan y balean a José Luis Linares, periodista de Radio Marañón. En San Juan de Pacay, San Ignacio, asaltan y balean a un poblador, dejándolo gravemente herido. 7/4/99: En pleno centro de Jaén, asaltan la Botica Solari y se llevan medicinas por un monto de 70 mil nuevos soles y 3 mil dólares. 14/4/99: Asesinan a un técnico de SENASA en el caserío Rinconada Lajeña.
23/5/99: Asesinan a una mujer cuando presenciaba un partido de vóley en el caserío La Cascarilla. 26/5/99: Un campesino es abaleado en la pierna cuando salía de su chacra en Yanuyacu, Jaén.
18/6/99: En la carretera La Coipa, San Ignacio, delincuentes asaltan ocho camionetas con pasajeros, llevándose más de 50 mil nuevos soles y dejando dos heridos. 30/6/99: Vendedora de productos químicos es encontrada muerta en su tienda. 9/7/99: Asesinan de un balazo a poblador cuando caminaba hacia San Lorenzo. 14/7/99: Asesinan a cambista en la ciudad de Jaén. 17/7/99: Delincuentes ingresan en salón de baile y matan de un balazo al cajero del local en el distrito de Pirias, provincia de Jaén. 22/7/99: Asesinan a joven de 16 años. Su cadáver es encontrado en una chacra en la urbanización Los Olivos en la ciudad de Jaén. 24/7/99: Asesinan al teniente gobernador del caserío La Corona, Jaén. 31/7/99: Asalto en la carretera Zapotal de Santa Rosa, Jaén. Un delincuente cae muerto. 2/8/99: Asesinan a poblador en Chunchuca, distrito de Colasay, provincia de Jaén. 11/8/99: Asesinato múltiple en el caserío La Corona; mueren ocho personas.
14/8/99: Delincuentes armados ingresan en el pueblo La Esperanza de Huabal, Jaén, y se llevan cerca de 40 mil nuevos soles de cinco locales comerciales.  22/8/99: Delincuentes intentan asaltar tiendas comercializadoras de café, pero un policía les hizo frente y resultó herido. 23/8/99: Delincuentes armados asaltan el caserío La Guayaba, distrito de Bellavista, provincia de Jaén. Dos ronderos quedan heridos y uno de los asaltantes muere. 27/8/99: Transportistas que cubren la ruta Jaén-La Coipa sufren asaltos en el sector Machetillo; los delincuentes se llevan 18 mil nuevos soles.  (Información proporcionada por el equipo de prensa de Radio Marañón.)

 

En Jaén, el pueblo se ha organizado y se moviliza contra la violencia y la delincuencia común

Suena absurdo, pero al Ejército parece no gustarle

 

En la entrevista con monseñor Izuzquiza de las páginas precedentes se explica la situación de violencia que vive la provincia de Jaén y la falta de reacción de algunas autoridades. En virtud de ello, la población tomó algunas iniciativas a favor de la pacificación de esta zona del nororiente del país.

Así, el 18 de agosto se realizó, en la Sala de Actos de la Municipalidad, una asamblea cívica a la que asistieron representantes de gran parte de las organizaciones de la ciudad. Allí surgió la "Comisión en Defensa de la Vida", cuya presidencia le fue encargada a monseñor.

A la Comisión se le encomendó el cumplimiento de tres tareas:

– Redactar un memorial que explicase la violencia que vive la provincia, así como las exigencias de la población para poner punto final a esta difícil situación. Enviarlo al Presidente de la República, al Congreso, al Defensor del Pueblo y al ministro del Interior.

– Organizar una marcha pacífica por las calles de Jaén para que la población diera a conocer su rechazo a la violencia y evitar que sigan sucediéndose muertes y desmanes provocados por la delincuencia común, y para exigir a las autoridades el cumplimiento de sus funciones de protección de la vida y la paz. La organización recayó en la Vicaría de la Solidaridad y Radio Marañón.

– Organizar a la población de Jaén en rondas urbanas, tarea que se dejó al Comité Subregional de Rondas Campesinas.

El 5 de setiembre la población acudió masivamente a la marcha, tal como se aprecia en las fotografías. Pero algo extraño, muy extraño, ocurrió. Todos los domingos, desde fechas inmemoriales, se iza la bandera a las 10 de la mañana en ceremonia pública. Pero el día de la multitudinaria marcha este acto se realizó a las 8:30 de la mañana, sin público y con presencia del Ejército (que viene sólo para las grandes ocasiones, dos o tres veces al año). Inmediatamente después, miembros del Ejército se llevaron el equipo de sonido de la municipalidad y la cerraron con piedras y lodo. En San Ignacio, donde una marcha equivalente tuvo lugar el 12 de setiembre, pasó algo parecido. Habían coordinado con las autoridades del Ejército, pero el izamiento y la ceremonia fueron adelantados en dos horas.

Las autoridades policiales, en cambio, sí apoyaron y acompañaron las marchas. Entonces, con mayor razón, ¿por qué se opone el Ejército al esfuerzo del pueblo por hacer frente a la violencia y a la criminalidad? Suena absurdo, pero parece que así fue.