%Title

Corte Suprema resolverá situación de 53 indígenas absueltos por caso Bagua
26/09/2017
  • Perú

 

El Instituto de Defensa Legal – IDL, la Comisión Episcopal de Acción Social- CEAS, el Vicariato Apostólico de Jaén y otros particulares presentarán mañana a las 9:00 a.m. los informes orales ante la Corte Suprema por los sucesos ocurridos en Bagua el 5 de junio de 2009, donde fallecieron 12 efectivos de la DINOES de la Policía Nacional del Perú.  

 

Al respecto, el abogado Juan José Quispe del IDL, sostiene que el Tribunal supremo de conformidad en parte con lo dictaminado por el Fiscal Supremo en lo Penal, debe CONFIRMAR en todos sus extremos la sentencia absolutoria emitida el 22 de septiembre del año pasado por la Sala Penal de Apelaciones y Transitoria Liquidadora de Bagua, entre otras consideraciones por estas 10 razones fundamentales:    

    

1.- Respecto a las muertes de los PNPs: Se ha probado que los acusados no asesinaron con armas de fuego a la totalidad de policías. Las Necropcias Médicos Legales son claras, los efectivos policiales fueron ultimados por disparos de Proyectiles de Armas de Fuego (PAF) y los procesados imputados como autores directos de las muertes tienen una Pericia de Absorción Atómica negativa. Así mismo, respecto a dos efectivos policiales que murieron por armas punzo penetrantes, no existen testigos ni otras pruebas que vinculen a los procesados con sus muertes.    

 

2- Los denominados líderes indígenas no ordenaron asesinar policías ni causar daños a la propiedad: No se ha probado en juicio oral que los denominados líderes regionales indígenas hayan cumplido la supuesta orden de Alberto Pizango Chota de ultimar a los policías e incendiar vehículos del Estado. Lo cierto es que ha quedado establecido que el líder de AIDESEP Pizango convocó a un paro pacífico siempre que las negociaciones con el gobierno central no sean satisfactorias a la defensa de sus territorios y ecosistema.

 

3.- Derecho a la protesta frente al derecho al libre tránsito: El tribunal, estimó que el derecho a la protesta en defensa de bienes jurídicos fundamentales como la vida, el ecosistema y el territorio realizados de manera pacífica tiene prevalencia sobre el derecho al libre tránsito que se vulneraba con ocasión de la protesta. A mayor detalle, señaló que el derecho al libre tránsito de las personas no se vio vulnerado pues lo que se restringió fue el paso de los vehículos. Sin duda, constituyó el empleo menos ofensivo para llamar la atención sobre sus necesidades en situación límite.         

 

4.- Los indígenas no fueron armados a la protesta: Se ha probado en juicio que los indígenas fueron sin armas a los lugares de protesta y que todas las armas incautadas durante el operativo “desalojo” fueron las asignadas a los propios efectivos policiales. Y, las lanzas que portaban los indígenas no eran armas sino parte de la indumentaria indígena propia de su pueblo originario  y no de lucha, conforme lo ha establecido la Pericia Antropológica.

 

5.- Ningún efectivo policial sobreviviente sindicó a los procesados como los autores de los crímenes: Se ha probado en juicio que los policías de la DIROES que estuvieron en la “curva del diablo” no pudieron identificar a ninguno de los procesados como las personas que efectuaron disparos contra sus compañeros de armas y que en todo caso los que disparaban desde la cima del cerro estaban encapuchados y/o pintados el rostro; con un polo negro y/o un trapo en la cabeza.

 

6.- Las iniciales declaraciones de los imputados se realizaron sin las garantías mínimas: Se ha probado en juicio que las declaraciones brindadas por los detenidos indígenas fueron recepcionadas sin contar con la presencia de un intérprete y de un abogado de su libre elección. Y en casi todos los casos, fueron realizadas luego de haber golpeado a los manifestantes.

 

7.- Los indígenas fueron maltratados para sindicar a otros manifestantes: Se ha probado en juicio que varios detenidos indígenas con la finalidad de sindicar a los líderes de la protesta, fueron  objeto de maltrato físico, conforme se ha demostrado con los certificados médicos legales que determinan lesiones (equimosis y tumefacciones) en diferentes partes del cuerpo.

 

8.- Sobre los daños ocasionados a los bienes del estado: Se ha probado en juicio que los choferes de las camionetas siniestradas pertenecientes al Ministerio Público y la Compañía de Bomberos de Bagua así como sus respectivos tripulantes, han señalado indubitablemente que en el lugar de los hechos no vieron a ninguno de los procesados.

 

8.- Los indígenas no fueron a una guerra, sino a protestar pacíficamente: Se ha probado en juicio con los aportes de los peritos antropológicos que los indígenas no fueron a una guerra ni a matar policías fundamentalmente porque nunca se va a pelear con hijos, personas adultas, mujeres y llevando víveres. Además se probó que la protesta fue pacífica en la medida que hasta antes del desalojo y durante todo el “paro amazónico” no hubo ningún muerto, heridos ni daños contra la propiedad pública.

 

10.- No existió una concertación de indígenas con mestizos para cometer delitos: Se ha probado en juicio que los indígenas no  acordaron con los mestizos para realizar una protesta social. Los decretos legislativos que se pedían derogar, no afectaba en modo alguno a pobladores de las zonas urbanas de Amazon. A mayor detalle, los mestizos procesados – muchos de ellos agricultores y mototaxistas-, fueron detenidos por que circunstancialmente pasaban por el lugar de protesta o trasladaban a los heridos a diversos centros asistenciales.