Amazonas: sentencia ordena a universidad de Bagua reintegrar a jóvenes awajún discriminadas en proceso de admisión

Amazonas: sentencia ordena a universidad de Bagua reintegrar a jóvenes awajún discriminadas en proceso de admisión

 

En un suceso emblemático para la lucha por el derecho a la educación en el Perú, el Primer Juzgado Civil de Bagua, región Amazonas, declaró fundada en parte la demanda de amparo presentada por dos jóvenes awajún contra la Universidad Nacional Intercultural Fabiola Salazar Leguía (UNIFSLB), luego de no haber podido seguir sus estudios con normalidad pese a que aprobaron el examen de admisión en la modalidad preuniversitaria.

El origen del caso fue un acto de discriminación por parte de la institución educativa, que exige una entrevista personal y una prueba a estudiantes que aspiran a ingresar en la modalidad para personas de comunidades originarias de la Amazonía del Perú, con el objetivo de que los y las postulantes demuestren sus conocimientos sobre la comunidad a la que pertenecen. Las dos jóvenes awajún, al desaprobar dicho examen, fueron excluidas del proceso de admisión.

En la sentencia, emitida el 18 de abril, el juzgado determinó que la UNIFSLB afectó los derechos a la identidad y a la educación de las estudiantes, y desconoció “los principios de Integralidad, Transversalidad y el enfoque intercultural en la gestión universitaria que comprende una atención adecuada a las necesidades de los diferentes grupos étnico-culturales”.

Asimismo, la resolución judicial establece que los reglamentos de la casa de estudios, respecto al ingreso de pueblos indígenas, al exigir una entrevista personal adicional a la prueba de admisión, incurren “en una vulneración a su derecho a la igualdad y a la no discriminación”.

De ese modo, el fallo ordena a la universidad permitir que las demandantes, Mirian Kayap Yagkikat y Lisett Tsejem Impi, culminen su proceso de matrícula e ingreso a la carrera en la que habían alcanzado vacante.

 

La demanda de las estudiantes

En 2023, Mirian y Lisett postularon a la carrera de Administración de Negocios Globales de la UNIFLSB, mediante la modalidad de ingreso para personas de comunidades originarias de la Amazonía del Perú. Como parte del proceso, antes del examen final de ingreso, firmaron una declaración jurada de dominio de lengua awajún, en la que aceptaban someterse a una entrevista personal en dicho idioma.

Un mes después, rindieron la evaluación sobre conocimiento de la lengua y de las costumbres awajún, pero no dominaban el idioma y desaprobaron. Pese a todo, finalmente aparecieron en la lista de postulantes que rendirían el examen final en la modalidad de pueblos indígenas, como miembros del pueblo awajún.

Rindieron con éxito la prueba y consiguieron vacantes para realizar sus estudios. Incluso realizaron el pago de matrícula, pero luego se les comunicó que, en definitiva, no habían sido admitidas porque no aprobaron la entrevista personal. Ante ello, en agosto de 2023, las jóvenes presentaron carta de reconsideración al jurado de la entrevista. No obtuvieron respuesta.

Por todo ello, en noviembre del año pasado, con el patrocinio del Instituto de Defensa Legal (IDL), presentaron una demanda de amparo contra la UNIFLSB, para que se les permita continuar con sus estudios.

 

Importante sentencia para derechos de pueblos indígenas

Para Isaac Peña Lobato, abogado del área de Litigio Constitucional del IDL, este fallo judicial es fundamental para reafirmar derechos de los pueblos indígenas en el país.

“Estamos ante una sentencia emblemática por tres puntos. Primero, creo que refuerza la preponderancia de la autoidentificación (criterio subjetivo) para saber si estamos ante miembros de pueblos indígenas. No es el Estado ni el Poder Judicial quienes deben determinarlo, sino ellos mismos, en virtud de su derecho a la autonomía. En segundo lugar, promueve los derechos de la mujer indígena y su acceso a la educación”, sostiene.

“Con la sentencia del Tribunal Constitucional en el caso de las hermanas Cieza (STC Exp. N.° 00853-2015-PA/TC), se hizo énfasis en la gran disparidad que existe en el acceso a la educación entre hombres y mujeres en el ámbito rural. Esta sentencia sigue ese camino y aboga por los derechos de las jóvenes, quienes tuvieron que pasar por muchas barreras para acceder a esas vacantes”, agrega.

Por último, el abogado resalta el énfasis de la sentencia en que el reglamento de admisión de la universidad es discriminatorio. “Mientras que a los postulantes mestizos solo se les pedía alcanzar el puntaje necesario para alcanzar una vacante, a los miembros de pueblos indígenas les pedían, además de ello, aprobar una entrevista en su lengua originaria en el que demuestren el conocimiento de sus costumbres y sus pueblos. En los hechos, hay un doble examen y una barrera más a las y los jóvenes miembros de pueblos indígenas que son, de por sí, población vulnerable”, finaliza.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *