Comunidades nativas Secoya acudirán al Juzgado de El Estrecho para exigir la propiedad integral de sus territorios ancestrales

Comunidades nativas Secoya acudirán al Juzgado de El Estrecho para exigir la propiedad integral de sus territorios ancestrales

 

Este jueves 27 de junio de 2024 tendrá lugar en el Juzgado de El Estrecho, provincia de Putumayo, región Loreto, una nueva audiencia por la demanda de amparo constitucional que las comunidades nativas Secoya Mashunta, San Martín de Porres y Vencedor-Wajoya interpusieron por la titulación integral de su territorio, con el acompañamiento técnico del Instituto de Defensa Legal (IDL) y el apoyo de Amazon Frontlines y Alianza Ceibo.

Esta demanda fue presentada en diciembre de 2021 en contra del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) y el Gobierno Regional de Loreto, y en ella se exige el reconocimiento de la propiedad integral de alrededor de 120000 hectáreas de territorio histórico, que han sido determinadas por el Estado como de “aptitud forestal” y, por ello, se encuentran bajo la figura de “cesión en uso”.

Las comunidades Mashunta, San Martín de Porres y Vencedor-Wajoya exigen que se modifique el título de propiedad y se elimine la figura de cesión de uso del mismo. Actualmente, su título de propiedad divide su territorio en espacios de aptitud agrícola, aptitud ganadera y aptitud forestal. Este último, que representa hasta un 80% del territorio, se encuentra en “cesión de uso”, lo que implica que el Estado peruano estaría “prestando” a las comunidades nativas su propio territorio ancestral.

Con ello, el Estado desconoce sus obligaciones de garantizar seguridad jurídica sobre los territorios indígenas, establecidas en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y en sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH). Todo esto constituye una forma de despojo de sus territorios y pone en serio riesgo su pervivencia física y cultural.

Desde que se interpuso la demanda, los jueces de primera instancia han rechazado pronunciarse sobre la petición de las comunidades secoyas en dos ocasiones por cuestiones formales. Esto ha obligado a las comunidades a acudir dos veces ante los jueces de la Corte de Justicia de Loreto, quienes reiteraron que es obligación del juez de primera instancia dictar sentencia y resolver el caso.

Actualmente, el caso está en manos del Juez Hunter Ruiz Nuñez, quien deberá pronunciarse sobre la demanda. Para ello, ha convocado a esta nueva audiencia con el fin de tomar una decisión.

 

Proceso judicial debe resolverse

Este es un proceso judicial constitucional que trata sobre la posible vulneración de derechos y, por tanto, debe ser rápido y facilitar la resolución de lo demandado; sin embargo, han transcurrido dos años y medio sin que se haya resuelto la situación, lo que ha mantenido de forma continuada esta vulneración de derechos.

Todo ello, además, ha significado para las comunidades secoyas sacrificios desproporcionados, como viajar en varias ocasiones a Iquitos y El Estrecho, a fin de asistir a audiencias judiciales que fueron suspendidas o para hacer valer sus derechos ante la Corte de Loreto, desconocidos por las juezas inferiores.

Pese a todo ello, los apus, abuelas, abuelos, jóvenes Secoya, junto con expertos antropólogos y abogados se darán cita, de nuevo, en el Juzgado del Estrecho para demostrar su ancestralidad sobre estos territorios, la esencialidad de los mismos para la identidad cultural, la pervivencia física y espiritual del pueblo Secoya y cómo la “cesión de uso” es una figura inconstitucional, que limita arbitrariamente el derecho a la propiedad colectiva, reconocido en la Constitución, y tratados internacionales firmados por el Estado peruano.

El pueblo Secoya no es el único con estas injustas e inconstitucionales limitaciones impuestas por el Estado. Son muchas comunidades nativas que viven esta situación. Así, el resultado de este proceso será decisivo para el futuro de los pueblos indígenas del Perú. 

En definitiva, el Juez Hunter Ruiz Núñez tendrá una oportunidad para que escuche y comprenda a los secoyas, y emita una sentencia que inaplique las leyes inconstitucionales que restringen arbitrariamente sus derechos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *