¿Es posible construir una carretera que ponga en peligro el derecho a la vida y subsistencia de los PIACI que viven y transitan en la Reserva Territorial Kugapakori, Nahua, Nanti y otras?  

¿Es posible construir una carretera que ponga en peligro el derecho a la vida y subsistencia de los PIACI que viven y transitan en la Reserva Territorial Kugapakori, Nahua, Nanti y otras?   

Maritza Quispe Mamani – Abogada del IDL

Rocío Trujillo Solís – Abogada de AIDESEP

La Reserva Territorial Kugapakori, Nahua, Nanti y otros (RTKNN) se ubica entre los distritos de Echarate y Sepahua, en las provincias de La Convención y Atalaya, en los departamentos de Cusco y Ucayali, respectivamente. Fue creada el 14 de febrero de 1990, a través de la Resolución Ministerial N.º 0046-90-AG/DGRAAR, con la denominación de Reserva del Estado a favor de los grupos étnicos Kugapakori y Nahua, con el objeto de “preservar el derecho de los grupos nativos Kugapakori y Nahua sobre las tierras que ocupan de modo tradicional para el aprovechamiento de los recursos naturales existentes en dicha área”, así como protegerlos respecto de agresiones o posibles enfrentamientos por parte de terceros.

Mediante el Decreto Supremo No 001-2014-MC, el Estado peruano reconoció oficialmente la existencia de los pueblos indígenas Machiguenga (Nanti y Kirineri), Nahua, y otros pueblos, cuya pertenencia étnica no ha sido posible identificar, en situación de aislamiento y en situación de contacto inicial, y se comprometió a garantizar la protección de sus derechos.

Pese a este mandato, la municipalidad de Megantoni continúa con su propuesta de construir un camino vecinal, “Construcción del Camino Vecinal del Sector Vista Alegre Mishahua hacia Alto Mishahua, del distrito de Megantoni, la Convención – Cusco”, sin levantar las observaciones hechas por el Ministerio de Cultura (MINCUL), y cuyos impactos directos se superponen a la Reserva Territorial Kugapakori Nahua Nanti y otros (RTKNN), pues el tramo final de la propuesta de carretera se encuentra a tan solo 160 metros de distancia del límite de la RTKNN, tal como lo ha advertido el ente rector en materia de protección de estos pueblos, lo cual a todas luces constituye una amenaza cierta e inminente a los derechos de estos pueblos, debido a que los PIACI de la RTKNN dependen absolutamente de habitad (el cual está conformado por estos bosques y ríos) para su supervivencia.

1.¿Qué ha dicho el MINCUL sobre esto?

La Dirección de Pueblos en situación de Aislamiento y Contacto Inicial – “DACI,” mediante el informe No 000013-2020-DACI/MC ,de fecha 31 de enero de 2020, emitió opinión técnica sobre la solicitud de Clasificación del Proyecto “Construcción del Camino Vecinal del Sector Vista Alegre Mishahua hacia Alto Mishahua, del distrito de Megantoni, la Convención- Cusco”, de acuerdo con el siguiente detalle:

-“Según la información cartográfica georreferenciada obtenida del proyecto, se puede apreciar que el área donde se va a ejecutar no se superpone a la RTKNN. Sin embargo, sus áreas de influencia ambiental directa e indirecta sí se encontrarían superpuestas a la reserva. (subrayado agregado).

Se recomienda modificar el tramo final del camino vecinal (próximo a la RTKNN), con el objeto de asegurar que sus áreas de influencia, directa e indirecta, no se superpongan con la RTKNN. (subrayado agregado).

– Asimismo, se determina la obligatoriedad de cumplir con las normas de protección en materia PIACI, consideradas en el presente documento, dando especial énfasis en el “Protocolo de Actuación ante el hallazgo, avistamiento o contacto con los Pueblos Indígenas en Aislamiento y para el relacionamiento con los Pueblos Indígenas en Situación de Contacto Inicial”, aprobado por Resolución Ministerial N° 240-2105-MC.

– Se solicita la inclusión del marco normativo en materia PIACI, ya que a pesar de la proximidad del área del proyecto con el área de la RTKNN y de las superposiciones de las áreas de influencia ambiental, en el capítulo referido al marco legal aplicable del EVAP, no ha considerado ninguna norma vinculada a la materia PIACI.

– Finalmente, se recomienda que todo el personal que sea contratado por la titular del proyecto para realizar las labores de campo del proyecto, cuente con las vacunas establecidas por el Ministerio de Salud en su Norma Técnica de Salud N° 059-MINSA/INS-CENSI-V.01 “Norma Técnica de Salud: prevención, contingencia ante el contacto y mitigación de riesgos para la salud en escenarios con presencia de indígenas en aislamiento y en contacto reciente”, aprobada por Resolución Ministerial N° 799-2007/MINSA”[1].

Por su parte, la Dirección de Pueblos en situación de Aislamiento y Contacto inicialmente emitió el informe No 000058-2020-DACI/MC, que fue remitido al SENACE (Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles), mediante Oficio N° 000492-2020-DGPI/MC de fecha 11 de junio de 2020, en el cual se analizan las subsanaciones realizadas por la Municipalidad de Megantoni, y se emitieron más recomendaciones.

Lo grave de esta situación es que, pese a las observaciones y recomendaciones hechas por el MINCUL, estas no habrían sido levantadas correctamente por la Municipalidad de Megantoni, pues si bien el área de influencia directa e indirecta del proyecto ya no se superpone a la RTKNN, sin embargo, la modificación y reducción del área de influencia no ha sido técnicamente fundamentada, por lo que el MINCUL requirió evaluar la metodología, y especificaciones  técnicas utilizadas por la Municipalidad de Megantoni para la reducción del área de influencia directa e indirecta, sin modificar el tramo final del camino vecinal en proyecto, solicitando a la Municipalidad de Megantoni, remitir el sustento técnico y/o metodología utilizada para dichos fines[2].

Es decir, en vez de “modificar el tramo final del camino vecinal (próximo a la RTKNN)”, tal como recomendó el Ministerio de Cultura en su opinión técnica, la Municipalidad de Megantoni simplemente recortó de manera arbitraria la “zona de influencia” de la carretera, sin haber realizado ninguna modificación al tramo de la propuesta de carretera que se encuentra a tan solo 160 metros de distancia del límite de la RTKNN.

Al respecto, el MINCUL señala que “a través del análisis cartográfico realizado, y presentado en sus opiniones técnicas, el área de influencia ambiental directa del proyecto se superpone a la RTKNN en 0.3 hectáreas, y el área de influencia ambiental indirecta del proyecto se superpone en 9.51 hectáreas, y en virtud de ello se requiere evaluar la justificación técnica utilizada por la Municipalidad de Megantoni para subsanar el diámetro de dichas áreas de influencia[3]. Subrayado agregado.

El MINCUL advierte que la justificación técnica presentada por la Municipalidad de Megantoni, plasmada mediante la explicación de criterios técnicos y criterios ambientales, no explica la razón técnica o la metodología técnica empleada para la reducción del área de influencia llevada a cabo, sin que ello haya significado también la reducción del tramo final del camino vecinal.

La Municipalidad de Megantoni, sin sustento técnico, señala que no existirá afectación a los derechos de los PIACI en las actividades a realizase en dicha área, lo cual no se justifica según el MINCUL. Por eso la insistencia para que la municipalidad de Megantoni envié la justificación técnica, la cual hasta el día de hoy lamentablemente no ha sido remitida. Esto no sólo constituye una omisión por parte de esta entidad estatal, sino una amenaza cierta e inminente a los derechos de Los PIACI de la RTKNN que viven y transitan por esta zona. Queda aún vigente y por levantar la observación más importante del ente rector MINCUL, mediante la cual recomendaron: “Se recomienda modificar el tramo final del camino vecinal (próximo a la RTKNN), con el objeto de asegurar que sus áreas de influencia, directa e indirecta, no se superpongan con la RTKNN”.

2. La construcción del camino vecinal del sector Vista Alegre Mishahua hacia alto Mishahua constituye una amenaza cierta e inminente a los derechos de los Pueblos Indígenas en situación de Aislamiento y en situación de Contacto Inicial (PIACI) que viven en la RTKNN.

Tal como explicamos anteriormente, el tramo final de la propuesta de carretera Alto Mishahua llegaría a tan solo 160 metros de distancia del límite de la Reserva Territorial Kugapakori Nahua Nanti y otros (RTKNN). El MINCUL ha dado una opinión técnica que evidencia una afectación directa a la reserva.:  “(…) el área de influencia ambiental directa del proyecto se superpone a la RTKNN en 0.3 hectáreas, y el área de influencia ambiental indirecta del proyecto se superpone en 9.51 hectáreas (…)”.

Sin embargo,  estas cifras son sumamente conservadoras con respecto a la posible afectación directa a la Reserva Territorial, pues otros estudios científicos conocidos[4] han utilizado un “buffer” (zona de amortiguamiento) de 10 kilómetros (un radio de 05 kilómetros a ambos lados de la carretera) para estimar la posible deforestación a consecuencia de la construcción de carreteras en general. Si se utiliza esta cifra de 05 kilómetros de distancia a ambos lados de la ruta de la carretera, la construcción de la carretera Alto Mishahua podría ocasionar la deforestación de aproximadamente 450 kilómetros cuadrados (45,000 hectáreas) de bosque primario a lo largo del río Mishahua, considerando que la propuesta de carretera tiene una ruta de aproximadamente 45 kilómetros de distancia.

Gran parte de esta deforestación proyectada se encontraría dentro del área de la Reserva Territorial Kugapakori Nahua Nanti y otros, considerando que el tramo final de la propuesta de carretera llegaría a tan solo 160 metros de distancia del límite de la reserva. Utilizando el buffer de 05 kilómetros de deforestación proyectada alrededor de cualquier carretera, se podría inferir que los impactos directos de la construcción de la carretera Alto Mishahua podrían llegar a hasta 4.8 kilómetros de distancia dentro del área de la RTKNN, provocando daños irreversibles y la deforestación de miles de hectáreas de este territorio protegido.

Cabe señalar que desde el 2019, cuando la municipalidad de Megantoni presentó la propuesta de construcción de la carretera, la deforestación a lo largo del río Mishahua ya se había disparado, registrando cientos de hectáreas de bosque primario deforestado a lo largo de la ruta de la propuesta de carretera solo en los últimos años. Parte de esta gran área ya deforestada alrededor de la ruta de la propuesta de carretera son áreas destinadas para la ganadería, así como cultivos ilícitos. En este sentido, llama la atención que el propósito de esta propuesta de carretera sea “articular la conectividad de las comunidades de Alto Mishahua con sus áreas de producción, especialmente en el ámbito agrícola“.

En un área de influencia de 5 kilómetros alrededor de la ruta de la propuesta de carretera Alto Mishahua, en el estudio de MAAP[5] se encontró un total de 2,318 hectáreas de pérdida de bosque durante el periodo de tiempo 2001 – 2023, lo que sugiere un alto potencial para la expansión de la deforestación a causa de la construcción de esta carretera. También se ha registrado una pista clandestina[6] a tan solo 6 kilómetros de distancia del último tramo de la propuesta de carretera, lo que demuestra la posibilidad de que su construcción también podría facilitar la expansión del narcotráfico y otras actividades ilícitas en la zona.

Véase mapas de la propuesta de carretera a continuación (fuentes: ACCA/MAAP y AIDESEP):

Las Directrices de Protección para los Pueblos Indígenas en Aislamiento y en Contacto Inicial de la Región Amazónica, el Gran Chaco y la Región Oriental de Paraguay proporcionan información importante sobre la situación de alta vulnerabilidad de los Pueblos Indígenas en situación de Aislamiento. Señalan que, estos pueblos son profundamente dependientes de su medio ambiente: “Son pueblos altamente integrados en los ecosistemas en los que habitan y de los cuales forman parte, manteniendo una estrecha relación de interdependencia con el medio ambiente en el que desarrollan sus vidas y su cultura. Poseen un profundo conocimiento de su medio ambiente, lo que les permite vivir de manera autosuficiente generación tras generación, razón por la cual el mantenimiento de sus territorios es de vital importancia para todos ellos”.[7]

Los Pueblos Indígenas en situación de Aislamiento son extremadamente vulnerables a enfermedades e impactos ambientales: “son pueblos altamente vulnerables, que en la mayoría de los casos se encuentran en grave peligro de extinción. Su extremada vulnerabilidad se agrava ante las amenazas y agresiones que sufren sus territorios que ponen en peligro directamente el mantenimiento de sus culturas y de sus formas de vida, debido a que generalmente, los procesos de contacto vienen acompañados de impactos drásticos en sus territorios que alteran irremediablemente sus relaciones con su medio ambiente y modifican, a menudo radicalmente, las formas de vida y las prácticas culturales de estos pueblos. La vulnerabilidad se agrava, aún más, ante las violaciones de derechos humanos que sufren habitualmente por actores que buscan explotar los recursos naturales presentes en sus territorios y ante la impunidad que generalmente rodea a las agresiones que sufren estos pueblos y sus ecosistemas”.[8]

La falta de inmunidad a los virus y enfermedades contagiosas ausentes en las sociedades de los Pueblos Indígenas en Aislamiento les hacen especialmente susceptibles al contagio y la rápida extensión de epidemias, volviendo un hecho común la muerte de un gran número de ellos.[9] De acuerdo a estudios antropológicos, “se estima que los primeros contactos ‘cara a cara’ causan la muerte de entre un tercio y la mitad de la población en los primeros cinco años, a veces más”.[10]

Las actividades de tala, construcción de vías y deforestación ya sea de manera legal o ilegal, disminuyen el área boscosa, degradan el ecosistema y ahuyentan a los animales del monte, disminuyendo así el territorio y las fuentes de alimentación y subsistencia de los Pueblos Indígenas en situación de Aislamiento (PIA). Además, existe la competencia directa por recursos naturales entre los PIA y los madereros, colonos, narcotraficantes y otros invasores que utilizan las vías construidas a través del territorio para acceder al área, pues los invasores llegan solo con cartuchos, sal y fariña y suelen cazar grandes cantidades de animales del monte, los mismos animales de los cuales dependen los PIA para su supervivencia. Finalmente, la construcción de vías conlleva a conflictos y enfrentamientos, aumentando el riesgo de contactos no-deseados y el contagio de enfermedades letales para los Pueblos Indígenas en Aislamiento que viven en la RTKNN.

3. La construcción de esta vía traerá la invasión de territorios y la afectación de derechos de los PIACI de la RTKN

 Una de las principales preocupaciones sobre la construcción del camino vecinal del sector Vista Alegre Mishahua hacia alto Mishahua es la posibilidad de servir como puente a posibles invasores de tierra, que ante el fácil acceso, podrían desplazarse hacia esas zonas y generar eventos negativos para los Pueblos Indígenas en Aislamiento que viven en y se desplazan a través del área de influencia de la carretera propuesta. Los procesos de invasión de tierras son usualmente sostenidos por la violencia, que en este caso podría alcanzar niveles insostenibles por la cercanía de la propuesta de carretera a la Reserva Territorial Kugapakori Nahua Nanti y otros (RTKNN), pues el tramo final se encuentra a tan solo 160 metros de distancia de la Reserva Territorial, y facilitaría el acceso directo a la reserva por parte de invasores y colonos. Esta situación podría generar procesos predatorios de los recursos, lo cual afectaría la subsistencia de estos pueblos indígenas.

4.La municipalidad de Megantoni desconoce que los derechos territoriales de los PIACI que viven y transitan por la RTKNN son “intangibles” y deben ser respetados en toda circunstancia.

 El fundamento de esta intangibilidad está en el principio de respeto al núcleo mínimo de derechos intangibles. Este principio debe ser interpretado en consonancia con el principio de irrenunciabilidad de derechos, en virtud del cual, bajo ninguna circunstancia se puede obligar o compeler a los pueblos indígenas a renunciar a sus derechos reconocidos por derecho internacional de los derechos humanos, el Convenio 169 de la OIT y la Constitución.

Esto implica que al momento de analizarse los impactos que conllevará la construcción del camino vecinal del sector Vista Alegre Mishahua hacia Alto Mishahua, que afectará a los Pueblos Indígenas en situación de Aislamiento y en situación de Contacto Inicial, tal como lo viene denunciando el MINCUL en su opinión técnica, debe evaluarse con sumo cuidado y distinguirse aquellos derechos que puedan ser limitados en el marco de una ponderación entre derechos que por su propia naturaleza son intangibles. En ese sentido, debemos tener claridad que el derecho de los pueblos indígenas a la vida, a la salud, a la integridad, a la existencia como pueblo indígena, a la conservación de la identidad cultural, y a vivir en un medio ambiente adecuado y equilibrado, no pueden ser objeto de restricción, limitación o afectación por medida estatal alguna[11].

Los PIACI tienen una alta dependencia con respecto a los recursos naturales existentes en sus territorios con fines de subsistencia, lo cual hace necesaria que sus espacios vitales se mantengan en condiciones tales que logren garantizar su bienestar en el presente y su continuidad física y social en el futuro. Sus prácticas de subsistencia reproducen la lógica y dinámica del bosque tropical amazónico, en el que, si bien existe una amplia variedad de recursos naturales, éstos se encuentran dispersos en diferentes ecosistemas, y son de muy lenta reproducción, lo cual genera la necesidad de disponer de amplios territorios, en los que la población pueda encontrar la variedad de productos alimenticios que requieren para tener un régimen alimentario balanceado.[12]

No olvidemos que, los derechos de los PIACI están por encima de la seguridad jurídica y de la libertad contractual de los titulares de concesiones forestales, petroleros, proyectos de infraestructura  y otros que se superponen al territorio donde viven los PIACI.

Este fundamento es reforzado con el principio de intangibilidad de su territorio y de no contacto de estos pueblos. Sostener lo contrario es desconocer la naturaleza de los PIACI. No se puede construir una carretera sin estudios técnicos, mucho menos cuando esta haya sido observada por el órgano competente.

Cabe precisar que todo acto o norma que viole o amenace la dignidad y la vida humana de los PIACI son nulos e incompatibles con la Constitución y con los tratados internacionales de derechos humanos. El artículo 59 de la Constitución es claro, el derecho a la salud es el límite de la libertad de empresa. Así como el artículo 1 de la Constitución Política del Perú que señala que “La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado”. 

Finalmente, queremos señalar que la vida humana es un bien indispensable, irremplazable, insustituible, que está por encima de las demás libertades y derechos, y libertades económicas. Si bien no hay derechos más importantes que otros, y todos son importantes, sí existe un conflicto entre derechos y no es posible armonizar, en aplicación de los principios de no contacto e intangibilidad del territorio de los PIACI. Por ello,  se deberá analizar y proteger aquellos derechos que tengan más relevancia en un caso concreto y que estén más alineados al derecho a la dignidad.

A manera de conclusión

La construcción de esta carretera:

1.Facilitaría la invasión y deforestación masiva de la RTKNN, así como la expansión de actividades ilícitas que ya están presentes en la zona, evidenciada por la pista clandestina que se encuentra a pocos kilómetros del último tramo de la propuesta de carretera. Esto generaría el exterminio a los Pueblos Indígenas en Aislamiento y en Contacto Inicial que viven en la Reserva Territorial Kugapakori Nahua Nanti y otros.

2. Constituiría una violación de las normas nacionales e internaciones como la Constitución Política del Perú, el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, la Declaración Americana sobre los derechos de los pueblos indígenas, las Directrices de protección para los pueblos indígenas en aislamiento y en contacto inicial de la región amazónica de Naciones Unidas; así como los principio de no regresividad de derechos humanos (artículo 26 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos), y la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

[1] Informe N°000065-2020-DACI/MC.

[2] Informe N°000065-2020-DACI/MC.

[3] Informe N°000065-2020-DACI/MC.

[4] Ver: Finer M, Novoa S (2018) Propuesta de Carretera Cruzaría Bosque Primario en zona Fronteriza. MAAP: 76. https://maaproject.org/2018/purus/ (accedido el 19 de julio del 2020).

[5] https://www.maaproject.org/2023/carretera-mishahua/

[6] https://news.mongabay.com/2019/12/coca-farms-close-in-on-protected-areas-isolated-tribes-in-peruvian-amazon/

[7] Directrices de Protección para los Pueblos Indígenas en Aislamiento y en Contacto Inicial de la Región Amazónica, el Gran Chaco y la Región Oriental de Paraguay, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ginebra (febrero, 2012).

[8] Ibíd.

[9] La CIDH ha reconocido previamente esta amenaza en su “Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Ecuador,” 1997, OEA/Ser.L/V/II.96, Doc. 10 rev. 1, capítulo IX, que establece que “una consecuencia del influjo de los pueblos no nativos en los territorios indígenas tradicionales es la exposición de los habitantes indígenas a enfermedades y epidemias que antes no conocían, y respecto de las cuales no han desarrollado resistencia. La invasión de colonos, especuladores y trabajadores no nativos de las compañías dentro de áreas previamente aisladas introdujo males tales como el resfriado común y la influenza. Las enfermedades virales han causado un gran número de víctimas, y continúan haciéndolo en el caso de los individuos y comunidades que han tenido menor contacto con los extraños, tales como los Huaorani. Los trabajadores de compañías petroleras con resfriados ingresan a dichas áreas e infectan a los habitantes locales, que pueden desarrollar fácilmente una neumonía y morir.” http://www.cidh.org/countryrep/Ecuador-sp/Capitulo%209.htm

[10] Napolitano y Ryan, 2007, “The dilemma of contact: voluntary isolation and the impact of gas exploitation on health and rights in the Kugapakori Nahua Reserve, Peruvian Amazon”, Environmental Research Letters, citando a Kim Hill y Magdalena Hurtado, 1996, “Ache Life History: the Ecology and Demography of a Foraging People.”

[11] Ruíz Molleda, Juan Carlos, ¿Cómo negociar con el Estado y con las empresas extractivas? Test de los derechos de los pueblos indígenas, a propósito del Caso Morona. Puede ser revisado en: http://www.justiciaviva.org.pe/notihome/notihome01.php?noti=657

[12] Huertas Castillo, Beatriz, “Autodeterminación y protección”. En: Pueblos indígenas en aislamiento voluntario y contacto inicial en la Amazonia y el Gran Chaco, Parellada y otros, IWGIA, 2007, p. 44.

FOTO: AIDESEP

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *