Huánuco: comunidad nativa Unipacuyacu denuncia contaminación en sus ríos por laboratorios del narcotráfico

Huánuco: comunidad nativa Unipacuyacu denuncia contaminación en sus ríos por laboratorios del narcotráfico

 

La comunidad nativa Unipacuyacu, ubicada en el distrito Codo del Pozuzo, región Huánuco, denuncia que los ríos San Alejandro, Pacuyacu y Sungaroyacu, los principales que atraviesan su territorio, presentan altos niveles de contaminación a causa de la actividad de laboratorios establecidos en la zona y dedicados al procesamiento de cocaína.

En la comunidad no cuentan con médicos u otros profesionales de la salud, y reportan que las sustancias químicas que se utiliza en dichos laboratorios, manejados por personas dedicadas al narcotráfico, contaminan el agua que consumen cada día.

De acuerdo con Marcelino Tangoa, apu de Unipacuyacu, esto afecta directamente a los miembros de la comunidad. “Hay varios laboratorios clandestinos que, al terminar el trabajo, arrojan todo al río, a las quebradas. Matan a todos los seres vivos que hay en el río, a los peces, a las plantas. Nosotros vivimos a la orilla del río Pacuyacu y consumimos esa agua. Esa es la realidad que vivimos en la comunidad”, relata.

El líder comunal señala, incluso, que algunos miembros han sufrido enfermedades gastrointestinales y dérmicas, asociadas al consumo de agua de aquellos ríos. Frente a ello, en febrero de este año, enviaron una carta dirigida al Ministerio de Salud (Minsa) y al Gobierno Regional de Huánuco, para solicitar con urgencia una intervención integral de salud y estudio de calidad del agua para el consumo humano.

 

Análisis estarán a cargo de la Diresa Huánuco

En ese sentido, los principales pedidos de la comunidad a las autoridades, expresados en la carta, fueron que se organice un grupo de trabajo multisectorial que atienda la crisis de salud pública, que se construya un puesto de salud de categoría 1-1, que se adopte medidas para mitigar las fuentes contaminantes del agua y que se realice estudios de la calidad del agua.

En respuesta a la solicitud, en abril, la Dirección General de Salud Ambiental e Inocuidad Alimentaria (Digesa) del Minsa remitió un oficio a la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Huánuco, ordenando que se realice estudios de la calidad del agua en la comunidad.

“Se solicita disponer (…) en el plazo inmediato las acciones de vigilancia de la calidad del agua para consumo humano (inspección sanitaria, muestreo, análisis microbiológicos y de metales y metaloides), en la Comunidad Nativa de Unipacuyacu”, detalla el oficio.

Con ello, la Diresa Huánuco deberá realizar, a la brevedad posible, análisis del agua en los ríos y determinar el nivel de contaminación que presentan. De ese modo, se dará un primer paso para atender el grave problema de salud que afecta a la comunidad.

“Iba a venir a tomar las muestras de agua la Dirección Regional de Salud de Huánuco, pero hasta el momento no llega. Esperamos que vengan y hagan la prueba del agua. Yo sé que el agua está contaminada porque también los animales en el río han sido afectados”, asegura Marcelino Tangoa.

 

El grave problema de la titulación

“Desde el 2020, mucha gente del Vraem se ha trasladado (a territorios cercanos a la comunidad). Se sabe muy bien que hay varios aeropuertos clandestinos. Incrementó bastante también el sembrío de coca. Como no estamos titulados, estamos pidiendo titulación, las propias autoridades no nos han dado solución”, narra el apu de Unipacuyacu.

En efecto, el origen del problema es la demora en la titulación de la comunidad nativa Unipacuyacu, lo que facilita el ingreso de economías ilegales, como el narcotráfico, en sus territorios.

Todo ello no solo genera problemas de inseguridad jurídica y desata un escenario de violencia, sino que, además, como refleja la preocupación por la contaminación de los ríos, representa una amenaza para la salud pública en la zona.

Por eso, el pasado 10 de abril, la comunidad presentó una demanda de amparo contra la Dirección Regional de Agricultura de Huánuco (DRAH) por no cumplir con su obligación de titular su territorio ancestral, con el objetivo de que el Poder Judicial ordene concluir el proceso de titulación.

Entre las consecuencias más graves de la situación de desprotección de la comunidad, se encuentra el asesinato del exjefe de la comunidad Arbildo Meléndez Grández, ocurrido en 2020.

Con todo, urge una respuesta inmediata de las autoridades para frenar la violencia y la crisis sanitaria que sufre la comunidad Unipacuyacu y vulnera los derechos fundamentales de sus miembros.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *