La Unión Europea y su Postura Firme contra la Deforestación: Legislación y Compromiso Ambiental

La Unión Europea y su Postura Firme contra la Deforestación: Legislación y Compromiso Ambiental

Comentarios al Reglamento 2023/1115[1] relativo a la comercialización en el mercado de la Unión y a la exportación desde la Unión de determinadas materias primas y productos asociados a la deforestación y la degradación forestal, y por el que se deroga el Reglamento (UE) n.o 995/2010

Federico Tonin

La Unión Europea (UE) se encuentra actualmente empeñada en implementar políticas destinadas a combatir la deforestación a nivel global, reconociendo la importancia crítica de los bosques en relación con el medio ambiente, la biodiversidad y el clima. A lo largo del tiempo, la UE ha adoptado diversas medidas y legislaciones con el fin de abordar este apremiante problema ambiental, demostrando así su compromiso con la protección de los recursos forestales a nivel mundial. Uno de los hitos en este esfuerzo es el Reglamento No 995/2010[2], también conocido como el Reglamento sobre la Madera de la UE. Este reglamento fue diseñado con el propósito de prevenir la entrada de madera ilegal en el mercado europeo. La normativa prohíbe la comercialización de productos de madera y sus derivados que no cumplan con los requisitos de diligencia debida, asegurando de esta manera que la madera disponible en la UE provenga de fuentes legales y sostenibles[3].

La UE ha colaborado estrechamente con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) para abordar la problemática de la deforestación en la región. Este acuerdo fomenta la gestión sostenible de los bosques y el comercio responsable de productos forestales. Simultáneamente, la UE ha expresado su compromiso con la erradicación de la deforestación neta para el año 2030, un objetivo ambicioso que busca reducir la huella de la UE en los bosques del mundo a cero, contribuyendo así a la conservación de los bosques a nivel global. Esta iniciativa se centra en asegurar que los productos importados al mercado europeo, como el aceite de palma, la soja y la carne, sean producidos de manera sostenible y respeten los estándares ambientales. A pesar de estos esfuerzos, la UE reconoce que la deforestación sigue siendo un desafío global complejo. Las crecientes demandas de productos agrícolas, la expansión de la infraestructura y la falta de cumplimiento de las leyes existentes en algunos países representan barreras significativas. Por ello, la UE aboga por un enfoque integral que involucre a socios internacionales, gobiernos, empresas y la sociedad civil en la lucha contra la deforestación.

“La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) calcula que entre 1990 y 2020 se han perdido 420 millones de hectáreas de bosque debido a la deforestación, una superficie mayor que la de la UE. El consumo de la UE es responsable de alrededor del 10% de la deforestación mundial. El aceite de palma y la soja representan más de dos tercios de esta cifra. En octubre de 2020, el Parlamento hizo uso de la prerrogativa que le confiere el Tratado para pedir a la Comisión que presentara una ley para detener la deforestación mundial impulsada por la UE[4].”  Considerado esto contexto, una de las noticias más alentadoras de 2023 para la población europea se relaciona con la disponibilidad de opciones de compra más conscientes y sostenibles, contribuyendo así a la preservación de nuestro planeta. En efecto, el Parlamento Europeo aprobó recién el año pasado una nueva legislación dirigida a combatir la deforestación, obligando a todos los proveedores de diversos bienes, independientemente de su lugar de producción, a certificar que dichos productos no provienen de tierras deforestadas y que su producción no ha contribuido a la degradación de los bosques.

Con la implementación de esta normativa, los bienes que circularán en Europa en los próximos años se caracterizarán por su mayor sostenibilidad, producidos de acuerdo con estándares medioambientales aún más respetuosos, especialmente en lo que respecta al patrimonio forestal. La reglamentación entró en vigor el 23 de junio, y se ha otorgado a todos los operadores un período de 18 meses para ajustarse a estas nuevas normas. Esto implica que la fecha última para la aplicación definitiva del reglamento sería el 30 diciembre 2024, de ahí empieza el plazo de 6 meses hasta junio 2025 para que los operadores puedan cumplir con todos los requisitos del reglamento. Este avance podría representar un significativo paso adelante en la protección de patrimonios naturales únicos, distribuidos en todo el mundo y, en algunos casos, de difícil reemplazo. La importancia de los bosques en la salud del planeta es extraordinaria, ya que contribuyen al equilibrio de los ecosistemas de diversas maneras interconectadas. La absorción de considerables cantidades de CO2, la prevención de la erosión del suelo, la regulación del ciclo del agua y la protección de la biodiversidad son solo algunas de las funciones vitales desempeñadas por estos entornos[5].

En síntesis, se podría afirmar que el duplicado propósito consistiría, en primer lugar, en la minimización del consumo de productos provenientes de cadenas de suministro asociadas a la deforestación o degradación forestal. En segundo lugar, se busca incrementar la demanda de la Unión Europea para el comercio de productos legales y exentos de haber ocasionado deforestación. La nueva ley contra la deforestación global, aprobada por el Parlamento Europeo, establece normativas precisas para la venta de productos específicos en los mercados europeos. Empresas en Europa solo podrán comercializar productos cuyos proveedores hayan emitido una declaración de “diligencia debida” respecto a su origen, garantizando que no provengan de tierras deforestadas y que su producción no haya contribuido a la degradación forestal.

De particular relevancia es el articulo 8 sobre la debida diligencia:

Antes de introducir en el mercado productos pertinentes o antes de exportarlos, los operadores ejercerán la diligencia debida con respecto a todos los productos pertinentes suministrados por cada proveedor.

La diligencia debida incluirá lo siguiente: a) la recopilación de la información, los datos y los documentos necesarios para cumplir los requisitos del artículo 9; b) las medidas de evaluación del riesgo contempladas en el artículo 10 (evaluación del riesgo); c) las medidas de reducción del riesgo contempladas en el artículo 11 (reducción del riesgo).

Productos como ganadería, café, aceite de palma y sus derivados, cacao, soja, madera, carbón, caucho y productos de papel impreso se verán afectados por estas regulaciones, junto con sus respectivos derivados como el chocolate, muebles o cuero. La ley también amplía la definición de degradación forestal, abarcando procesos que convierten bosques primarios y regenerados en plantaciones forestales o otros bosques. De igual manera, el articulo 1 de la ley se pone dos objetivos:

“reducir al mínimo la contribución de la Unión a la deforestación y la degradación forestal en todo el mundo y así contribuir a reducir la deforestación mundial; reducir la contribución de la Unión a las emisiones de gases de efecto invernadero y a la pérdida de biodiversidad mundial”

La importancia de la ley radica en su capacidad para frenar de manera significativa la deforestación, contribuyendo así a la lucha contra el cambio climático y la protección de la biodiversidad. Además de cumplir con criterios de sostenibilidad ambiental, la legislación exige que la declaración de diligencia debida garantice el respeto a los derechos humanos, especialmente a los derechos de las poblaciones indígenas involucradas, evidenciando la interconexión entre sostenibilidad ambiental y social en la producción y consumo contemporáneos.

La Comisión clasificará los países, o partes de ellos, como de bajo riesgo, riesgo estándar o alto riesgo, basándose en una evaluación objetiva y transparente dentro de los 18 meses siguientes a la entrada en vigor del nuevo reglamento. Para los productos procedentes de países de bajo riesgo, se prevé un proceso de debida diligencia simplificado. El porcentaje de controles a los operadores depende del nivel de riesgo del país: 9% para países de alto riesgo, 3% para países de riesgo estándar y 1% para países de bajo riesgo. Las autoridades competentes de la UE tendrán acceso a la información proporcionada por las empresas, como las coordenadas de geolocalización, y llevarán a cabo controles mediante herramientas de seguimiento por satélite y análisis de ADN para verificar el origen de los productos. Las sanciones en caso de infracción de las normas en cuestión prevén una multa máxima equivalente al menos al 4 % del volumen de negocios anual total en la UE del operador o comerciante[6].

La legislación parece estar perfectamente estructurada. ¿Pero es realmente así? ¿Realmente la norma sólo traerá beneficios? ¿Se han tenido en cuenta las repercusiones prácticas que pueda tener en el territorio peruano y otros países latinoamericanos?  Sin duda, el Perú puede ser uno de los países que no solo será afectado, pero qué también puede afectar la Unión Europea por debido a esta regulación. De hecho, como reporta la agencia agraria de noticias peruana, desde el mes de mayo, es decir, dentro de un plazo de 80 días, las principales empresas europeas que importan café peruano iniciarán la búsqueda de alternativas en otros países con pesar, dado que Perú aún no muestra signos de superar su condición de alto riesgo. Esta determinación ha sido comunicada a las autoridades y empresas peruanas, dado que más del 60% de las fincas cafetaleras carecen de títulos de propiedad que garanticen la ausencia de cultivos en tierras deforestadas recientemente, y los avances en la acreditación mediante geo-referenciación son limitados[7].

“Desde abril del año pasado, hemos instado a las autoridades gubernamentales, en particular al Ministerio de Agricultura y Riego (Midagri), a priorizar la legalidad de las fincas cafetaleras como un apoyo efectivo para la geo-referenciación. Esta falta de transparencia por parte del gobierno alimenta la inestabilidad social, ya que al cerrarse el mercado para miles de pequeños agricultores, estos se verán privados de sus ingresos”, advirtió Lorenzo Castillo, gerente de la Junta Nacional del Café (JNC). Castillo mencionó que representantes de la principal empresa europea importadora de café, como es el caso de JDE Peets, se han puesto en contacto con la Cancillería y el Midagri para expresar su disposición a colaborar en la búsqueda de una solución rápida, centrándose en la acreditación virtual de las zonas de producción libres de deforestación. “El problema radica en la incompetencia del Midagri para garantizar el origen legal de las fincas”. Asimismo, informó que funcionarios del Midagri han indicado que ya cuentan con los recursos financieros para adquirir equipos destinados al trabajo de acreditación de fincas sin deforestación, pero que la logística operativa aún no muestra progresos, ya que los municipios y agencias agrarias cafetaleras carecen de apoyo técnico.

Luciana Téllez, de Human Rights Watch, también destaca que la ley incluye disposiciones para promover la transparencia en la cadena de suministro, lo que permitirá a los consumidores saber si los productos que compran están vinculados a la deforestación. Esto, a su vez, puede generar presión sobre las empresas para que adopten prácticas más sostenibles. A pesar de estos avances, Téllez advierte que la implementación efectiva de la ley dependerá en gran medida de la voluntad política y de los recursos destinados a su aplicación. Además, señala que es importante que otros países sigan el ejemplo de Francia y adopten medidas similares para abordar el problema global de la deforestación. De otra manera, opiniones como la de Zegarra Mendez ven quèla implementación será complicada porque una buena parte de esos productos vienen de zonas que han sido bosques. Al cortarle el mercado a los productores lo único que haces es empobrer la gente con la consecuencia què va a aumentar la deforestación. En resumen, la nueva ley europea contra la deforestación es un paso importante en la lucha contra este problema, pero su éxito dependerá de cómo se aplique en la práctica. Es crucial que se garantice una supervisión efectiva y se asignen los recursos necesarios para hacer cumplir sus disposiciones.

 

BIBLIOGRAFIA

 

Compradores europeos de café están preocupados porque gobierno peruano no garantiza exportaciones sin deforestación, Agencia Agraria de Noticias.pe, febrero 2024

Europa adopta una ley pionera contra la deforestación pese a los recelos de Brasil y el sureste asiático, El País, mayo 2023

Exportaciones a Europa desde Latinoamérica con más restricciones por Ley contra la deforestación, Lexlatin.com, abril 2023

Nueva legislación europea sobre deforestación – una esperanza para los bosques y un cambio drástico para las empresas, Preferred by Nature, diciembre 2022

REGLAMENTO (UE) 2023/1115 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 31 de mayo de 2023, relativo a la comercialización en el mercado de la Unión y a la exportación desde la Unión de determinadas materias primas y productos asociados a la deforestación y la degradación forestal, y por el que se deroga el Reglamento (UE) n.o 995/2010: https://eur-lex.europa.eu/legal content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32023R1115

REGLAMENTO (UE) No 995/2010 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 20 de octubre de 2010 por el que se establecen las obligaciones de los agentes que comercializan madera y productosde la madera https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32010R0995

[1] REGLAMENTO (UE) 2023/1115 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 31 de mayo de 2023, relativo a la comercialización en el mercado de la Unión y a la exportación desde la Unión de determinadas materias primas y productos asociados a la deforestación y la degradación forestal, y por el que se deroga el Reglamento (UE) n.o 995/2010: https://eur-lex.europa.eu/legal content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32023R1115

[2] REGLAMENTO (UE) No 995/2010 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 20 de octubre de 2010 por el que se establecen las obligaciones de los agentes que comercializan madera y productos de la madera https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32010R0995

[3] Nueva legislación europea sobre deforestación – una esperanza para los bosques y un cambio drástico para las empresas, Preferred by Nature, Diciembre 2022

[4] esto es lo que se recoge en la sección de noticias del Parlamento Europeo sobre la siguiente ley

[5] Exportaciones a Europa desde Latinoamérica con más restricciones por Ley contra la deforestación, Lexlatin.com, Abril 2023

[6] Europa adopta una ley pionera contra la deforestación pese a los recelos de Brasil y el sureste asiático, El País, Mayo 2023

[7] Compradores europeos de café están preocupados porque gobierno peruano no garantiza exportaciones sin deforestación, Agencia Agraria de Noticias.pe, febrero 2024

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *