Las nuevas modalidades delictivas surgidas durante la pandemia

Las nuevas modalidades delictivas surgidas durante la pandemia

Al general PNP (r) Enrique Yépez le llaman el padre de las juntas vecinales. Desde el año 1997  empezó a formar policías comunitarios  en Villa El Salvador, y fue uno de los fundadores de las juntas vecinales en el país. Él fue entrevistado por Nancy Mejía y Harald Gamarra en el programa “Tu seguridad está primero” que se transmite en Radio Estéreo Villa.

Con respecto a la cifra del INEI sobre victimización (personas víctimas de un delito) en los primeros meses del año, este organismo sostiene que llegó al 47%. El general Yépez afirma que la cifra fue bastante mayor, ya que muchas personas no denuncian el hecho por temor a las represalias de los delincuentes o porque piensan que la comisaría no va a recuperar lo robado. “Estos hechos menores van engrosando la cifra negra de los delitos no denunciados”, afirma.

Se refirió a que durante el confinamiento social la cifra bajó por el patrullaje de los escuadrones policiales y de las Fuerzas Armadas, los negocios cerrados y la poca circulación en las calles. Pero fue un retraimiento temporal. Desde junio se volvió a incrementar y casi llegó a alcanzar el 47% de enero. Las modalidades son los arrebatos, raqueteos, robo de autopartes, de vehículos, asaltos a viviendas y centros comerciales.   

El general Yépez añade: “En esta nueva situación han surgido nuevas modalidades delictivas: los delitos informáticos, la falsificación de pruebas rápidas y serológicas, la adulteración de tanques de oxígeno. A ellos hay que agregarles los ya recurrentes feminicidios, violaciones sexuales, extorsiones y narcotráfico. Otra modalidad que está causando mucho temor es la delincuencia motorizada que agrede con mucha violencia a los transeúntes que son asaltados con armas de fuego”.

El experto en seguridad ciudadana sostiene que por más efectivos y medios con los que cuente la PNP, incluyendo al servicio de serenazgo, siempre será insuficiente frente a los requerimientos de la población y no se alcanzarán los estándares adecuados de seguridad.

“Por eso es fundamental lograr la participación organizada de la población en las juntas vecinales y en los comités vecinales organizados por los municipios. El hecho de armonizar la capacidad operativa de la PNP, el serenazgo y los ciudadanos es fundamental. Ninguna Policía del mundo puede trabajar sola, sin el apoyo de la comunidad”, asegura.

Su tesis es que se debe dar a un salto a la seguridad humana (que incluye a la seguridad ciudadana),  y para ello hay tres instituciones fundamentales que el Estado debe reforzar: el Ministerio de Salud, el Ministerio de Educación y el Ministerio del Interior.

“En cuanto a éste último, se debe trabajar en las regiones y áreas a través de las comisarias y las unidades especializadas. En el ámbito de a las comisarías las estrategias son: más efectivos y medios para el patrullaje, mapas del delito, sectorización por cuadrantes, patrullaje integrado, comisarías móviles en zonas alejadas, capacitación a los policás comunitarios, telecomunicaciones y estadísticas integradas, sistema de inteligencia policial y actividades de prevención, educativas y de reinserción”,  sintetiza.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

shares