Más vale perder un minuto

Más vale perder un minuto

Carreras desesperadas por salir lo más temprano posible y llegar al trabajo, atoro en las carreteras de salida de la principales ciudades, competencia entre unidades de transporte público para tener más pasajeros, infracción constante de las normas de tránsito por parte de los conductores. Las razones son variadas, pero las consecuencias de la imprudencia en avenidas y carreteras son siempre las mismas, y son fatales.

Existe una Unidad de Prevención de Accidentes de Tránsito de la Policía Nacional del Perú que se se encarga de controlar el cumplimiento de las normas de tránsito, ejerce acciones de control para dirigir el tránsito, realiza pruebas de alcoholemia y de control de velocidad. Pero es obvio que no puede controlar la situación. El caos vehicular en Lima y en las principales ciudades de provincias rebasa a cualquier unidad policial que no cuenta con los recursos ni el personal suficiente para acometer una tarea titánica como esa.

A la negligencia humana se le suma que en la última década, sobre todo en Lima, ha habido un aumento considerable del parque automotor.  En 2016 este llegó a los 2,6 millones de vehículos y en años sucesivos se disparó. En 2022,  de acuerdo con cifras oficiales, se alcanzó un un crecimiento de 18.3% en comparación con el 2021. Luego ocurrió otro fenómeno que potencia el peligro de transitar en nuestras calles: la multiplicación de motos para transporte personal y para delivery. En 2022, las motos y mototaxis representaron la mayor cantidad de vehículos del parque automotor: 47.7% frente al 44.88% de autos y camionetas, y 7.5% de omnibuses, camiones y otros vehículos pesados.

En el siguiente cuadro con información estadística del 2023 se registra el número de accidentes ocurridos ese año. El dato que menos sorprende es que en la capital se registra el mayor número de accidentes y muertes a nivel nacional. Llama poderosamente la atención que Trujillo sea la segunda ciudad con más accidentes, por encima de Arequipa que es una ciudad más grande. Resalta también la cantidad de accidentes que se registran en Cajamarca, una ciudad más tranquila y más pequeña, que se ubica en el cuarto lugar de este ranking fatídico.

¿Qué motiva a una persona a arriesgar su vida?  El motivo más común es que cuando se está contra el tiempo, se suele infringir las normas de tránsito y sobrepasar los límites de velocidad. Visto en perspectiva parece un motivo excesivamente banal frente a las consecuencias que puede traer.

En el siguiente cuadro vemos las causad de los accidentes. Las principales: exceso de velocidad, imprudencia de conductores y peatones, y manejar en estado de ebriedad. Todas causas  producidas por la negligencia y evitables.

 

 

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *