Organismo no ejecuta eficientemente presupuesto para crisis sanitaria en cárceles de Perú (Sputnik)

Organismo no ejecuta eficientemente presupuesto para crisis sanitaria en cárceles de Perú (Sputnik)

Noticia publicada en Sputnik el 21/04/20LIMA (Sputnik) — El Instituto Nacional Penitenciario de Perú (INPE), a cargo del manejo del sistema carcelario, recibió 10 millones de soles (2,98 millones de dólares) para atender la crisis del nuevo coronavirus, pero ejecutó apenas el 6,6%, dijo para Sputnik Stefano Corzo, investigador del Instituto de Defensa Legal (IDL).

“El Gobierno dio 10 millones de soles para que el INPE atienda la crisis dentro de las cárceles, y la ejecución presupuestal hasta la fecha ha sido de apenas el 6,6% del monto; no se sabe el porqué de esta ineficiencia, pero es algo que agrava la situación sanitaria”, afirmó Corzo, quien ha elaborado para IDL un informe detallado sobre el problema sanitario en los penales.

Según datos del Ministerio de Economía y Finanzas, al INPE le fue asignado en 2019 un presupuesto ascendente a cerca de 820,5 millones de soles (245 millones de dólares).

Para el presente año, el presupuesto se elevó a cerca de 856,7 millones de soles (255,7 millones de dólares).

Corzo indica que los 2,98 millones de dólares dados al INPE para atender la crisis sanitaria equivale al 1,2% del presupuesto para el 2020, lo que es un monto insuficiente, pero agravado aún más por la falta de ejecución en un momento que requiere respuestas rápidas para evitar los contagios.

Por otro lado, las cárceles en Perú padecen de un hacinamiento grave, un problema que es clave atacar para evitar un escenario negativamente impredecible en el contexto de la pandemia, apunta Corzo.

En Perú existen 68 cárceles en todo el territorio y las estadísticas del INPE señalan que existen 95.548 internos para una capacidad de albergue de 40.137 reclusos; el nivel de hacinamiento es de 138%.

En algunas cárceles peruanas ya se registraron contagios e incluso un recluso fallecido por COVID-19 en el penal Sarita Colonia del Callao (centro, colindante a Lima).

Para Corzo, la dimensión humanitaria es la que debe primar en las políticas gubernamentales para enfrentar el problema sanitario para los reclusos, algo que pasa por la excarcelación de algunos para evitar el hacinamiento y contagio.

“Todas las instituciones especializadas en temas carcelarios recomiendan el descongestionamiento de los penales; muchas personas piensan que esto se trata de que los criminales salgan a las calles, pero en realidad lo que significa es que se considere la excarcelación de población en riesgo: adultos mayores, mujeres embarazadas, madres lactantes y enfermos crónicos graves”, dice el experto.

Por otro lado, afirma que si el Gobierno opta por no atender la dimensión humanitaria del problema, esta decisión puede afectar finalmente la atención de la población común en términos concretos.

“Si no se quiere asumir un discurso humanitario hay algo más urgente todavía que es el tema sanitario; me refiero a que si hubiese un brote generalizado en algún penal y parte considerable de la población carcelaria vaya a necesitar cuidados intensivos, eso va a provocar un colapso en el sistema de salud que el mismo presidente ya advirtió que está llegando a su tope”, sostiene Corzo.

Asimismo, la falta de atención médica es otro factor hace temer un futuro desafortunado.

Según datos de la Defensoría del Pueblo, en 2018 los 68 penales del país contaban con apenas 64 médicos, teniendo las cárceles del departamento de Lima (centro) 41 de estos profesionales, mientras que para las nueve cárceles del departamento de San Martín (nororiente) hay un sólo médico disponible.

Corzo señala también que la información sobre la crisis al interior de los penales es insuficiente, por lo que el INPE debería hacérsela llegar a los internos quienes, ante la incertidumbre producto de la desinformación, son más proclives a entrar en pánico y desatar motines demandando solución a problemas reales, pero también a temores imaginarios.

A la fecha, Perú registra 484 muertes por la enfermedad respiratoria, y 17.837 infectados.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.