Pacientes defenderán derecho a la salud: nueva audiencia por demanda contra Inretail por concentración de farmacias será este jueves

Pacientes defenderán derecho a la salud: nueva audiencia por demanda contra Inretail por concentración de farmacias será este jueves

 

Este jueves 23 de mayo, a las 9:00 a. m., la Primera Sala Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Lima realizará una nueva audiencia por la demanda de amparo presentada en el año 2020 por un grupo de ciudadanos contra las empresas Inretail Pharma S. A. y Quicorp S. A., que se fusionaron en 2018 y la primera pasó a controlar un considerable sector del mercado farmacéutico peruano.

Pese a su relevancia en materia de salud pública, el caso ha seguido un curso notablemente lento. Recién en noviembre de 2022 se realizó la primera audiencia del proceso, es decir, dos años después de que se presentara el amparo. En setiembre del año pasado, una sentencia del Poder Judicial declaró infundada la demanda. Sin embargo, los demandantes decidieron apelar y su lucha sigue en marcha. El acto de este jueves será fundamental para definir el rumbo de esta acción judicial.

La audiencia se llevará a cabo de forma virtual y se espera que las defensas de ambas partes expongan sus argumentos luego de la sentencia en primera instancia. Los demandantes, que cuentan con el patrocinio del Instituto de Defensa Legal, exigen que se declare nula la compra de Quicorp por parte de Inretail, por vulnerar el derecho a la salud y afectar el principio de libre competencia.

 

Reclamo ciudadano por el derecho a la salud

En 2018, Inretail Pharma S. A., que hasta entonces solo era propietaria de Inkafarma, compró el 100% de las acciones de Quicorp S. A. por 591 millones de dólares. Quicorp era considerado su principal competidor y agrupaba a las cadenas Mifarma, Arcángel, Fasa y BTL. Con ello, el panorama de farmacias y oferta de medicamentos en el país se reconfiguró e Inretail, parte del grupo Intercorp, del empresario Carlos Rodriguez Pastor, pasó a controlar una parte significativa del mercado farmacéutico.

La gravedad de esta situación se acentuó con la pandemia de covid-19 y la crisis sanitaria que ocasionó en el Perú, cuyos períodos más críticos se dieron entre 2020 y 2021. En aquel escenario, uno de los aspectos más alarmantes fue el acceso a medicamentos, pues muchos dispararon sus precios en plena emergencia por los miles de casos de coronavirus que se detectaba cada día.

Frente a todo ello, Mirtha Vásquez y Rocío Silva Santisteban, entonces integrantes del Congreso; Maria del Rosario Narvaez, directora de la Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH); Mario Ríos, abogado y director de Derecho y Justicia en Salud; Saturnino Espinoza, padre de un niño con insuficiencia renal crónica terminal; Sabino Pezo, paciente con diabetes avanzado; y Luis Lazo presentaron una demanda de amparo en junio de 2020 para pedir al Poder Judicial que anule la compra de Quicorp por parte de Inretail, por significar una amenaza al derecho a la salud, amparado en la Constitución.

Específicamente, los demandantes piden al PJ reconocer “que InRetail Pharma S. A. y Quicorp S. A. han vulnerado el derecho fundamental a la salud, el principio constitucional de libre competencia, la proscripción del abuso de posiciones monopólicas, así como los derechos del consumidor y el principio del Estado social de Derecho, al hacerse de una posición de dominio dentro del mercado farmacéutico”.

Otra de las solicitudes de los demandantes es que el Ministerio de Salud (Minsa), a través de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), elabore un protocolo para la fusión de empresas y que establezca directrices para evitar el monopolio o posiciones de dominio, como sucedió en el caso de Inretail.

Con todo, y pese a que la concentración en el mercado no es compatible con artículos de la Constitución, que amparan la libre competencia y prohíben el abuso de posiciones dominantes o monopólicas, en setiembre de 2023 la demanda se declaró infundada en una sentencia de primera instancia.

 

Los pacientes y el escenario actual de pobreza

Uno de los demandantes fue Sabino Pezo, expresidente de la asociación de pacientes con diabetes Sonriendo por la Vida, y diagnosticado con diabetes tipo 2 hace más de 20 años. En medio de la crisis sanitaria a causa del covid-19, recurrió a farmacias del sector privado para comprar medicinas y se encontró con precios exorbitantes.

“En la pandemia, las citas en EsSalud se tuvieron que reprogramar, los análisis clínicos ya no se realizaban y no había algunos medicamentos en sus farmacias. [Por eso] yo llamaba a boticas y farmacias del sector privado, como Inkafarma y Mifarma. Siempre que preguntaba por los genéricos, que son los que me daba EsSalud, me decían que estaban agotados, pero que sí tenían la equivalencia de ese medicamento con el de marca. Cuando preguntaba por el costo, salía que era muy elevado”, relató Pezo, en 2022, al medio Ojo Público.

Su testimonio es sintomático de lo que vivieron pacientes de diversas enfermedades durante la emergencia sanitaria y de lo que aún enfrentan miles de peruanas y peruanos que, por su situación económica, no pueden acceder a medicamentos en farmacias privadas.

Según el Observatorio Peruano de Productos Farmacéuticos de la Digemid, los precios de algunos medicamentos para tratar la diabetes presentan diferencias abismales entre las versiones genéricas y de marca. Por ejemplo, la metformina, utilizada para tratar a pacientes de diabetes tipo 2, tiene un precio de entre 17 y 20 céntimos por unidad en versión genérica. Sin embargo, en algunas farmacias de Lima, la unidad puede costar entre 9 y 35 soles, en versiones de laboratorios como Merck o Genfar.

Un reciente estudio del Instituto de Estadística e Informática (INEI), publicado a inicios de mayo de 2024, mostró que las cifras de pobreza empeoraron durante la gestión del actual gobierno. Los resultados arrojaron que, actualmente, la pobreza afecta al 29% de la población y que 9,7 millones de peruanos viven con menos de 446 soles al mes. En ese contexto, el acceso a medicinas, aspecto esencial del derecho a la salud, genera especial preocupación, ya que en muchos casos las farmacias de hospitales públicos están desabastecidas.

Al respecto, diversos expertos han advertido que la Ley 32033, promulgada esta semana y que dispone que las farmacias y boticas del sector privado garanticen una venta no menor del 30% de medicamentos genéricos, no soluciona el problema de acceso a la salud en el Perú.

De acuerdo con el abogado Mario Ríos, otro de los demandantes en el caso, lo principal es resolver el desabastecimiento de medicinas en los centros de salud públicos. Mientras tanto, la concentración del mercado farmacéutico peruano en manos de un mismo grupo económico constituye un peligro latente.

En definitiva, luego de la audiencia de este jueves, el sistema de justicia tendrá la tarea de emitir una resolución que ponga fin al proceso. De declarar fundada la demanda contra Inretail y Quicorp en una sentencia en segunda instancia, se marcaría un precedente favorable para los derechos fundamentales de la población en el Perú.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *