Presentación del libro “Reconocer el daño”, una valoración económica del derrame de petróleo en la quebrada de Cuninico, Loreto

Presentación del libro “Reconocer el daño”, una valoración económica del derrame de petróleo en la quebrada de Cuninico, Loreto

En el anfiteatro Zolezzi, de la Facultad de Derecho de la PUCP, el Área de Pueblos Indígenas del IDL y  OXFAM presentaron el libro de la economista Kely Alfaro, quien realizó esta investigación en las comunidades Cuninico, San Francisco, Nueva Santa Rosa y Nueva Esperanza después del derrame de 25 mil de petróleo en la quebrada Cuninico, el año 2014.

“Lo que he hecho es poner en términos monetarios todos los impactos. Una valoración económica de la afectación en la pesca, la caza, la recolección y el uso de plantas medicinales. ¿Cómo se alimentan ahora? Ahora se deben desplazar hacia otras quebradas para pescar, por ejemplo. Hay otros aspectos cuyo impacto no se puede cuantificar económicamente como la salud mental, que está gravemente afectada ”, sostuvo durante su exposición.

Asimismo, se refirió al agua que actualmente están tomando los pobladores de esa zona, que han recibido agua en contenedores que tienen hasta sapos en su interior. Alfaro se pregunta: “¿Esa es la vida digna que el Estado debe garantizar a todos los ciudadanos?”

La profesora de la Facultad de Derecho de la PUCP, Patricia Arteaga, comentó el libro y afirmó que, a pesar de que ya hay una sentencia a favor de las comunidades, Gobierno Regional de Loreto (GOREL) y  el Ministerio de Salud (MINSA) no la han cumplido. “El año pasado se ha producido un nuevo derrame en la misma zona. No se trata de un evento aislado. Yo he investigado el tema desde el 2016 hasta el 2018 y los ríos siguen contaminándose de petróleo. En ese periodo hubo 75 derrames de petróleo y Petroperú ha sido el responsable por no darle mantenimiento al Oleoducto Norperuano. En 2017 el Congreso sacó un informe en el que sostenía que 25 mil barriles  de crudo fueron derramados y las pérdidas ascendieron a 250 millones de soles”.

En la presentación del libro estuvieron presentes, además, Galo Vásquez, dirigente indígena de la zona y Loydi Macedo, una madre indígena. Ella sostuvo que una gran cantidad de mujeres están teniendo abortos naturales en esas comunidades y que estos podráin estar relacionados a la contaminación del agua, que volvió a contaminarse con el derrame del 2022. El dirigente añadió que el agua de consumo humano que están bebiendo es de muy mala calidad, que hay diversos problemas de salud en estas comunidades y que el tratamiento de salud que reciben no es el adecuado.

Este libro tiene absoluta vigencia ya que han transcurrido cinco años desde la expedición de la sentencia a favor de las comunidades, y nueve años desde que 2500 barriles de petróleo se derramaron en la quebrada de Cuninico, y, a pesar de que hay una sentencia favorable, no se reparan los daños y no se hace justicia.

 

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *