«Se ha extralimitado en sus funciones», dijo la abogada del Instituto de Defensa Legal (IDL), Cruz Silva del Carpio

«Se ha extralimitado en sus funciones», dijo la abogada del Instituto de Defensa Legal (IDL), Cruz Silva del Carpio

Noticia publicada en Voces el 13/04/22

«Se ha extralimitado en sus funciones», dijo la abogada del Instituto de Defensa Legal (IDL), Cruz Silva del Carpio

 

Walter Gutiérrez debería dejar la Defensoría del Pueblo

En el programa ‘Al Filo’, Silva del Carpio recordó que el Defensor del Pueblo es para defender los diversos derechos de todos y todas, y ayudar a quienes ocupan cargos públicos a que cumplan sus obligaciones, no para pedir las renuncias del presidente de la República.

«El Defensor del Pueblo es para defender los derechos de todos y todas, los diversos derechos, y para ayudar a que quienes estén en el cargo lo cumplan, no para decir «Usted váyase», sobre todo políticamente coincidiendo con un grupo de poder político, con personas que tienen poder económico, que se ha visto que la alternativa a sus intereses es ingresar a ese poder; entonces, eso es algo sumamente peligroso. La Defensoría del Pueblo no se merece esto y se tiene que cambiar a Walter Gutiérrez, pero el problema es que es este propio Congreso el que lo va a tener que elegir y que no está eligiendo bien a altos funcionarios púbicos», dijo la abogada del IDL.

En entrevista con Javier Torres, la abogada del IDL señaló que, desde hace varios meses, Walter Gutiérrez Camacho está fuera del tiempo de su cargo.

«Bueno fuera que sea una persona honorable como Jorge Santisteban de Noriega, el primer Defensor del Pueblo, que tenía la confianza de la población y sabía cómo actuar a través de la magistratura de la persuasión, que es el cargo que tiene, pero Walter Gutiérrez Camacho no solamente en un momento desbarató lo bueno que funcionaba en la Defensoría del Pueblo, salieron muchos buenos profesionales de esta institución al inicio del periodo de Walter Gutiérrez, tuvo uno que otro asesor cuestionado. Pero, en este momento, en vez de jugar el papel delicado de la magistratura de la persuasión, está juntándose con una postura política que solamente tiene como mirada fija la salida de un gobernante. Y la función no es esa. La función es ver qué es lo que le exiges a ese gobernante y al Congreso», dijo.

Silva del Carpio explicó que hay dos formas de elegir a un nuevo Defensor: una a través de una convocatoria pública de candidaturas y otra a través de invitaciones. Silva del Carpio cuestionó el uso de esta segunda forma, ya que con ello entran en conflictos las preferencias particulares de las bancadas en el Congreso.

«El segundo es un sistema cuestionable porque si tú invitas a alguien es porque quieres que sea el Defensor del Pueblo, pero la invitación en este sistema es que cada bancada haga su propuesta. Si bien es cierto esto es legal, el problema es que la Junta de Portavoces no ha dicho por qué prefiere uno y no el otro, más allá de supuestas razones de acortar el tiempo», dijo.

En ese sentido, Silva del Carpio consideró que, actualmente, el Congreso tiene alta desaprobación, incluso mayor que la del presidente Pedro Castillo. Además, recordó sus recientes errores en temas tan importantes como la ley que buscaba exonerar del IGV a productos de la canasta básica familiar.

«Si se le pasa que el faisán sea uno de los productos que no tendría impuestos porque supuestamente no lo leyeron o le echan la culpa a una funcionaria equis; es decir, no de alto rango, ¿cómo vamos a tener la certeza de que van a motivar bien la elección independiente de alguien que garantice defender las funciones de la Defensoría del Pueblo? Debieron hacerlo por el otro mecanismo, pero la Junta de Portavoces del Congreso lo ha hecho sin decir todavía debidamente por qué ha elegido este sistema legal de invitar a diversos candidatos y candidatas por parte de las bancadas», señaló.

Silva del Carpio recordó que, lamentablemente, «hemos sido testigos de cómo es que todo esto se mueve, coincidentemente, con intereses políticos partidarios que más parecen intereses privados porque la política aporta a lo público, que es del bienestar general, pero acá no está sucediendo eso».

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.