Universidad de Bagua habría discriminado a jóvenes awajún al excluirlas de proceso de admisión en 2023

Universidad de Bagua habría discriminado a jóvenes awajún al excluirlas de proceso de admisión en 2023

Dos jóvenes mujeres awajún presentaron una demanda de amparo contra la Universidad Nacional Intercultural Fabiola Salazar Leguía de Bagua (UNIFSLB), por no haberles permitido seguir sus estudios con normalidad, en un presunto acto de discriminación y vulneración de derechos. El último jueves, 4 de abril, se llevó a cabo la audiencia del caso.

La demanda se realizó en noviembre del año pasado, cuando las jóvenes, cansadas de no obtener respuesta por parte de la casa de estudios, optaron por la vía judicial. Su caso podría marcar un precedente en términos de acceso a la educación para mujeres indígenas y derechos de autodeterminación de pueblos originarios.

En la audiencia del último jueves, ambas partes expusieron sus argumentos ante el Primer Juzgado Civil de Bagua, región Amazonas. Lo que se dicte en la sentencia será clave para el futuro de la educación intercultural en el Perú.

 

El proceso de postulación

En 2023, Mirian Kayap Yagkikat y Lisett Tsejem Impi postularon a la UNIFSLB, específicamente, a la carrera de Administración de Negocios Globales, a través de una modalidad de ingreso para personas de comunidades originarias de la Amazonía del Perú. Sin embargo, parte del proceso, antes del examen final de ingreso, consistía en firmar una declaración jurada de dominio de lengua awajún, en la que aceptaban someterse a una entrevista personal en dicho idioma. Ambas firmaron el documento en junio de ese año.

Un mes después, rindieron la evaluación sobre conocimiento de la lengua y de las costumbres awajún, pero desaprobaron debido a que no dominaban el idioma. Por ello, buscaron continuar mediante otro modo de ingreso, esta vez como postulantes mestizas, es decir, ya no como miembros de pueblos indígenas. Aunque les respondieron que podían acceder a ello, finalmente aparecieron en la lista de postulantes que rendirían el examen final en la modalidad de pueblos indígenas.

Así, ambas terminaron dando el examen como miembros del pueblo awajún. Aprobaron la prueba y consiguieron vacantes para realizar sus estudios. Incluso realizaron el pago de matrícula, como parte del proceso administrativo de su ingreso a la universidad. Sin embargo, luego empezaron los problemas.

Pese a que sus nombres habían figurado en una lista de ingresantes, publicada por la propia UNIFSLB en sus redes sociales, se les comunicó que, en definitiva, no habían sido admitidas porque no aprobaron la entrevista personal. Ante ello, en agosto de 2023, las jóvenes presentaron carta de reconsideración al jurado de la entrevista. Nunca obtuvieron respuesta.

 

Universidad habría vulnerado derechos de estudiantes

En la demanda, las estudiantes y su defensa detallaron que fueron afectadas porque, para postular como miembro de un pueblo indígena, la casa de estudios exige aprobar una entrevista personal en lengua indígena sobre las costumbres y tradiciones del pueblo originario. Es decir, por lo dispuesto en su reglamento interno, la UNIFSLB solo permite que sus estudiantes se identifiquen como parte de un pueblo indígena si rinden con éxito una prueba.

Esto vulneraría el derecho a la identidad cultural, amparado en el artículo 2 de la Constitución, y también el derecho a la autoidentificación, contenido en el artículo 1.2 del Convenio 169 de la OIT, que reconoce como criterio para ser considerado pueblo indígena, entre otros, tener conciencia de ser parte del mismo.

Por otro lado, al ser excluidas del proceso de admisión, las jóvenes sostienen que la universidad estaría afectando su derecho a la educación y al desarrollo de la personalidad, también reconocido en la Constitución.

“Las demandantes se autoidentifican como awajún y, dada su situación económica, no pueden acceder a otra universidad. Asimismo, son estudiantes mujeres que viven en una zona rural, por lo que se encuentran en una especial situación de vulnerabilidad”, dice la demanda de amparo.

 

La respuesta de la universidad

En su contestación, la UNIFSLB negó que las jóvenes hayan sido aceptadas en la modalidad de ingreso para postulantes mestizas y aseguró que sus nombres nunca aparecieron en alguna lista de ingresantes publicada en redes sociales.

Asimismo, la defensa de la casa de estudios afirmó que su reglamento no vulnera los derechos de las jóvenes, y que más bien se ampara en el artículo 18 de la Constitución, en el que se establece que cada universidad es autónoma en su régimen normativo.

Sin embargo, en ningún momento se explica por qué no se estaría vulnerando los derechos de las estudiantes al excluirlas por no superar una prueba de conocimientos y una entrevista personal. La UNIFSLB solo alegó que eso es lo que dice su reglamento y, por tanto, debe cumplirse.

 

Derecho de autodeterminación en riesgo

Precisamente, lo que está en juego en este caso es la autodeterminación, es decir, quién define la pertenencia o no de una persona a un pueblo indígena u originario. De acuerdo a las normas fundamentales, como la Constitución, son ellas mismas quienes determinan su identidad cultural. Es decir, en este caso, si las jóvenes se identifican como awajún, tendrían que haber sido aceptadas como tal para realizar sus estudios superiores, sin necesidad de una prueba.

Sumado a ello, como se detalló en la demanda de las jóvenes, el Convenio 169 de la OIT, ratificado por el Estado peruano, especifica a la conciencia de la identidad indígena como criterio fundamental para la autodeterminación.

Con todo, prácticas como la de la UNIFSLB pondrían en riesgo los derechos de los más de 50 pueblos indígenas en el Perú y generarían aún más barreras en el camino de poblaciones vulnerables por alcanzar sus planes de vida.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *